Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Política de privacidad

Línea editorial

El objetivo de ScienTech Reader es enfatizar el papel de la ciencia y la tecnología en la narrativa de ciencia ficción, devolverle su papel protagónico por encima de los elementos fantásticos y las agendas sociales, aunque sin descuidar el aspecto humano de la ciencia ficción como literatura, es decir, su capacidad para retratar la vida y despertar emociones en el lector.

Nuestros productos consisten en traducciones y literatura original en español sobre el género desde una perspectiva crítica y de análisis que sirvan a los escritores y académicos interesados en la ciencia ficción para aumentar sus conocimientos sobre el género.

Por la parte narrativa, publicaremos traducciones y literatura original en español con calidad literaria y bases científicas y tecnológicas sólidas.

¿Deseas publicar con nosotros?

Cuéntanos cuál es tu proyecto
Categorías

Últimas entradas

Quiénes somos

Somos una editorial de ciencia ficción y comunicación de la ciencia. Estamos en Ciudad de México.

Comentarios

Cuando los visitantes dejan comentarios en el sitio, recogemos los datos que aparecen en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agente de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam.

Es posible que se proporcione al servicio Gravatar una cadena anonimizada creada a partir de su dirección de correo electrónico (también llamada hash) para saber si la está utilizando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Tras la aprobación de tu comentario, tu foto de perfil será visible al público en el contexto de tu comentario.

Medios

Si subes imágenes al sitio web, debes evitar subir imágenes con datos de localización incrustados (EXIF GPS) incluidos. Los visitantes del sitio web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes del sitio web.

Cookies

Si deja un comentario en nuestro sitio, puede optar por guardar su nombre, dirección de correo electrónico y sitio web en cookies. Esto es para su comodidad, para que no tenga que volver a rellenar sus datos cuando deje otro comentario. Estas cookies durarán un año.

Si visita nuestra página de inicio de sesión, instalaremos una cookie temporal para determinar si su navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se descarta cuando cierra el navegador.

Cuando inicie sesión, también instalaremos varias cookies para guardar su información de inicio de sesión y sus opciones de visualización en pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las de opciones de pantalla, un año. Si selecciona “Recordarme”, sus datos de acceso permanecerán durante dos semanas. Si cierra la sesión de su cuenta, se eliminarán las cookies de inicio de sesión.

Si edita o publica un artículo, se guardará una cookie adicional en su navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acaba de editar. Caduca al cabo de 1 día.

Contenido incrustado desde otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otros sitios web se comporta exactamente igual que si el visitante hubiera visitado el otro sitio web.

Estos sitios web pueden recopilar datos sobre usted, utilizar cookies, incrustar seguimiento adicional de terceros y supervisar su interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de su interacción con el contenido incrustado si tiene una cuenta y ha iniciado sesión en ese sitio web.

Con quién compartimos sus datos

Si solicita un restablecimiento de contraseña, su dirección IP se incluirá en el correo electrónico de restablecimiento.

Cuánto tiempo guardamos sus datos

Si deja un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Así podemos reconocer y aprobar automáticamente cualquier comentario posterior en lugar de retenerlo en una cola de moderación.

En el caso de los usuarios que se registran en nuestro sitio web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o borrar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores del sitio web también pueden ver y editar esa información.

Qué derechos tenemos sobre sus datos

Si tiene una cuenta en este sitio o ha dejado comentarios, puede solicitar que le enviemos un archivo exportado de los datos personales que tenemos sobre usted, incluidos los que nos haya facilitado. También puede solicitar que borremos cualquier dato personal que tengamos sobre usted. Esto no incluye los datos que estemos obligados a conservar por motivos administrativos, legales o de seguridad.

A dónde son enviados sus datos

Los comentarios de los visitantes pueden ser revisados por un servicio automatizado de detección de spam.

Los dos habían comprado la Guía juvenil de nomenclatura recientemente, la cual señalaba que los nomencladores ya no utilizaban los términos Dios o nombre divino. Las ideas actuales sostenían que existía un universo léxico además de uno físico, y que juntar un objeto con un nombre compatible hacía que se realizaran los potenciales de ambas cosas. Tampoco existía un “nombre verdadero” para un objeto dado: dependiendo de su forma precisa, un cuerpo podía ser compatible con varios nombres, conocidos como “euónimos”, y a la inversa, un solo nombre podía tolerar variaciones significativas en la forma de un cuerpo, como lo había demostrado su muñeco andante. Cuando llegaron a la casa de Lionel, le prometieron a la cocinera que se presentarían para la cena en un rato más y se fueron al jardín trasero. Lionel había transformado el cobertizo de herramientas de su familia en un laboratorio que utilizaba para hacer experimentos. Aunque Robert solía visitarlo con frecuencia, recientemente Lionel había estado trabajando en un experimento que mantenía en secreto. Era solo hasta ahora que estaba listo para mostrarle a Robert sus resultados. Lionel entró primero y le pidió a Robert que esperara afuera; luego lo dejó entrar. Una larga repisa atiborrada de estantes con viales, botellas de vidrio verde con tapones y una variedad de rocas y especímenes minerales recorría todas las paredes del cobertizo. El apretado espacio estaba dominado por una mesa decorada con manchas y marcas de quemaduras, y sobre ella descansaba el aparato con que Lionel ejecutaba su último experimento: una cucurbitácea sujeta a una plataforma de modo que su parte inferior descansaba en un tazón lleno de agua, colocado a su vez en un tripié sobre una lámpara de aceite encendida. El tazón llevaba también sujeto un termómetro de mercurio. —Echa un ojo—dijo Lionel.
Muy simple fue mi explicación, y bastante plausible -¡como lo son la mayoría de las teorías equivocadas! Porque yo no había visto entonces el horror de las sombras. Y seguí conduciendo hacia la estación de Paddington, con la curiosa sensación de una calamidad inminente pesando sobre mí. Sólo cuando llegué a la puerta cerrada del vagón y me asomé, me di cuenta de que no estaba solo. Allí, en el asiento de enfrente, con las manos entrelazadas sobre la cabeza y los ojos fijos en los míos, había un marciano.